miércoles, 28 de agosto de 2013

Antes es Mejor

Soy fiel creyente en la atención temprana. No es porque piense que los adultos son causa perdida, porque se que el cerebro en cualquier punto de nuestra vida se pueda adaptar a algo nuevo, pero he visto los beneficios de comenzar a temprana edad a mejorar esas habilidades que ya demuestran un funcionamiento por debajo de la esperada.

La atención temprana trae consigo más beneficios de los que la remediación tardía nos puede traer. Y eso que..nunca se es muy viejo, y mejor tarde que nunca. Aquí algunos puntos que considero que están dentro de las ventajas de comenzar antes:

* Evitamos la frustración: Cuando comenzamos a hacer un trabajo preventivo evitamos que una dificultad progrese a un ritmo acelerado y que impacte otras áreas. Si un pequeño tiene problemas para darse a entender por medio del lenguaje oral, una terapia de habla le permitirá mejorar su articulación y darse a entender de manera más clara y evitar el impacto social negativo que causa el no poder comunicarnos efectivamente.

*Aumentar la conciencia: Tanto los niños como los padres de un niño con dificultades aprenden a manejar mejor un problema cuando desde temprana edad conocen mejor sobre el. Los padres pueden informarse respecto a esta problemática específica, alternativas de tratamiento, ir evaluando progresos, qué funciona y que no funciona. Los niños van conociendo que estrategias les ayudan y como sobrellevar sus dificultades a medida crecen, incrementando su seguridad de saber qué es mejor para ellos.

*Costo beneficio: Hay procesos de desarrollo que tienen su momento de crecimiento óptimo. Por ejemplo, es más fácil enseñarle a agarrar el lápiz correctamente a un niño de 4 años que comienza a desarrollar esta función que a un niño de 11 años que lleva años fortaleciendo una postura innapropiada. Podríamos pasar años trabajando con el segundo y no ver buenos resultados a diferencia del primero, con quien pudieramos trabajar por unos meses y corregir la postura que le promoverá un mejor proceso de escritura.

*Creamos rutas neuronales: La popular frase "La práctica hace al maestro" tiene su peso neuropsicológico. Entre más practicamos algo, más fortalecemos el camino sináptico por donde esa información se procesa. Si comenzamos a crear estas rutas a temprana edad, podemos ayudar a disminuir esa brecha de funcionamiento. En el caso de una dislexia, por ejemplo, cuando detectamos factores de riesgo y comenzamos a trabajar la conciencia fonológica de manera sistemática desde el preescolar, estamos creando ese canal sobre el cual la fonética se cimentará.

Si tiene duda sobre cuando buscar ayuda en intervención temprana, no espere mucho. Antes es mejor. Investigue sobre los hitos de desarrollo esperados y si ve que en alguna área hay un desfase significativo, busque asesoria de un profesional en el campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada